Periodico Palacio
Inicio » Recientes » LA EQUIVOCADA ESTRATEGIA DE “ABRAZOS, NO BALAZOS” MUEVE AL EPISCOPADO MEXICANO
CDMX Destacada EdoMex GEM GOBIERNO FEDERAL México Nacional Portada Principal Seguridad

LA EQUIVOCADA ESTRATEGIA DE “ABRAZOS, NO BALAZOS” MUEVE AL EPISCOPADO MEXICANO

https://www.periodicopalacio.com/la-equivocada-estrategia-de-abrazos-no-balazos-mueve-al-episcopado-mexicano/
  • “Nuestro México está salpicando sangre, de tantos muertos y desaparecidos, entre ellos, 27 sacerdotes y los dos jesuitas que han sido asesinados por el crimen organizado”: Monseñor Ramón Castro.

Mientras AMLO juega al Beisbol, la falta de resultados contra la violencia desplegada en el país por la delincuencia común y organizada sigue cobrando vidas. Y el presidente López se empecina: “no cambiare la estrategia, al contrario, este es el camino, vamos bien”…

El clamor de la sociedad no es escuchado y mucho menos atendido, aunque el postulado del presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, de “abrazos, no balazos”, lo que ha demostrado es total inseguridad y  ningún aliciente para superar el clima de asesinatos que se cometen a diario en el territorio mexicano.

Ya ni siquiera es necesario poner sobre la mesa un paquete de evidencias, sobre la  ineficacia de esa política, que solo sirve para garantizar a los delincuentes vivir en la impunidad, sino solamente retomar algunos ejemplos contundentes, de que el camino que sigue el primer mandatario, no es el adecuado para la pacificación que él mismo dice buscar.

El día de ayer en la población El Salto en el estado de Jalisco, volvieron hacer de las suyas los grupos delictivos que tienen sometidas a las autoridades, con enfrentamientos en donde las armas de alto calibre, que usan impunemente esas bandas de narcotraficantes, rafaguearon a las autoridades, perdiendo la vida cuatro elementos uniformados.

En días pasados, en el estado de Chihuahua se volvió a teñir de rojo, al perpetrarse  el artero crimen de sacerdotes jesuitas y de un guía de turistas, ejecuciones que no solamente han tenido como respuesta una condena general, sino que han hecho que cada vez más sectores alcen la voz, para expresar su indignación y desacuerdo, con la pasividad de las autoridades frente a lo ocurrido.

En ese sentido, el clero católico ha fijado postura, cuestionando la inutilidad de dar manga ancha a la delincuencia, con tal de no enfrentarla con energía, como las familias de las víctimas esperarían que se realizara. Exige que de inmediato, no solo se castigue a los culpables sino que además, se cambie esa equivocada estrategia.

El Clero se manifiesta con desesperación…

Obispos del Episcopado se han pronunciado ante esta violencia que está desatada en México, y que ha cobrado la vida de dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua. Por medio de un video difundido, su secretario general, Monseñor Ramón Castro, dijo con desesperación:

“Los índices de violencia y sus estructuras de muerte se han desbordado e instalado en nuestras comunidades, desfigurando la persona humana y destruyendo la cultura de paz, esperamos una respuesta a la altura de las circunstancias por parte de las autoridades civiles en todos los niveles. Es responsabilidad de quienes nos gobiernan, procurar la justicia y la paz, la concordia y la convivencia social”, pidió Monseñor.

Para continuar, “Nuestro México está salpicando sangre, de tantos muertos y desaparecidos, entre ellos, 27 sacerdotes y los dos jesuitas que han sido asesinados por el crimen organizado identificados con los miles de víctimas de nuestro pueblo, junto con las decenas de miles de desaparecidos a quienes sus familias siguen buscando, habríamos de sumar las muchas extorsiones y la total impunidad imperante en todo el país”, dijo.

“Esta situación es ya insoportable y nos reclama y exige a todos dar frutos, la Conferencia del Episcopado mexicano hace un llamamiento también a quienes son los causantes de todos y cada uno de los episodios atroces de muerte y destrucción contra sus propios hermanos, les conminamos a que dejen de matar a sus propios hermanos y de violentar la paz, en el nombre de Dios sensibilícense ante los lamentos de sus hermanos, les rogamos, les suplicamos, les exigimos, en nombre de Dios, basta de tanta maldad, de tanto odio”, clamó el líder eclesiatico.

Ante estos desesperados mensajes que están trascendiendo cada día con más fuerza y que no son tomados en cuenta por el presidente López Obrador, es la razón, por la que la inseguridad en las calles, es hoy una triste  realidad que impera en todas partes del país, ya que no hay más entidades en las que se pueda presumir que se vive en paz, puesto que la delincuencia es la que ha avanzado y se ha apoderado por lo consiguiente, de territorios, así como de actividades productivas en las que antes no tenía presencia alguna, haciendo prevalecer en México un entorno de zozobra y miedo entre la población.

Así como en Chihuahua ese caso ha causado estupor en la opinión pública, en el resto de la nación mexicana la situación no es diferente, como en el Estado de México, donde también se han registrado hechos violentos, que nadie pudo prevenir para que no pasaran, porque no pudieron o porque no quisieron.

Además de casos graves como el del municipio de Tlatlaya, donde quedó en entredicho la actuación de las autoridades federales, en un supuesto enfrentamiento armado con integrantes del crimen organizado y recientemente, el caso de las personas que aparecieron muertas en Texcaltitlán, igualmente abatidas y a las que se les atribuye ser parte de un grupo delictivo, igualmente luego de una presunta confrontación armada entre fuerzas del orden y de la delincuencia organizada.

Definitivamente el Gobierno no ha sido capaz de contener los embates violentos de los delincuentes, pese a contar con instituciones con poder de fuego y con presencia nacional como el Ejército, la Marina y la Guardia Nacional, sino que se trata de una problemática generalizada, un cáncer que corroe al país entero y del que nadie escapa.

También el gobernador Alfredo Del Mazo, no ha tenido éxito en la lucha contra la delincuencia y aunque el gobierno mexiquense se ha dotado a sí mismo de alta tecnología y ha equipado cada vez mejor a los elementos estatales, lo cierto es que tanto la percepción ciudadana como las cifras de la incidencia delictiva, hablan de una realidad que preocupa a la población y que señala que las políticas aplicadas por la administración del Edoméx, no han logrado parar la ola de delitos.

Por si no fuera suficiente la presencia del crimen organizado en el Estado de México, ya que ha sido reconocido por los propios gobernantes que existen cárteles que han irrumpido en el territorio de la entidad y que operan en ella sin que nadie se los impida, el ciudadano común ya tiene pánico de utilizar el transporte público, que se ha vuelto altamente peligroso, debido a los atracos cada vez más agresivos, que llegan a tener desenlaces trágicos, con la pérdida de vidas humanas.

La espiral delictiva, también ha puesto en evidencia que hay municipios con altísimos niveles de violencia, donde los alcaldes y alcaldesas, se ven rebasados por la delincuencia, que continúa en lo suyo, no encontrando un dique que pueda detenerla.

Hay demarcaciones mexiquenses que hoy en día, están clasificadas de peligrosas por el número y tipo de delitos que se cometen en ellas, entre otras Cuautitlán Izcalli, Naucalpan, y Ecatepec, en las que se registran ilícitos de todo tipo, en los que la autoridad parece no existir para revertirlos.

Robos con violencia, de vehículos, a transeúntes, al transporte público y de carga, extorsiones,  ejecuciones de la delincuencia organizada y narcomenudistas, feminicidios, entre otros delitos, son el pan de cada día en esas municipalidades, lo que no excluye que en otras ese tipo de cosas no sucedan.

Basta echar una mirada a la zona sur del Edoméx, como sucede con los municipios de Tejupilco y Luvianos, en los que predomina el poder del narcotráfico y sus tentáculos, algo que no es nuevo y que mantiene atemorizados a los habitantes de esos lugares.

Pese a que los focos rojos están encendidos, lo que la gente se pregunta en el Estado de México, es hasta cuando los gobernantes demostrarán estrategias precisas para revertir el actuar de los delincuentes, pero sobre todo, se preguntan en qué momento comenzarán a mostrar que tienen la voluntad para realizarlo.

Hoy en día, la sociedad en su conjunto exige a gritos algo distinto a simplemente abrazos, no balazos, porque esa estrategia solamente hace felices a los delincuentes.

Relacionado

OPERATIVO DE SEGURIDAD POR EL REGRESO A CLASES PRESENCIALES

Periódico Palacio

ANIVERSARIO DE PUEBLOS CON ENCANTO EN EL EDOMEX

Periódico Palacio

Los Jóvenes Emprendedores Tienen A Un Aliado En Mi Gobierno: Pedro Rodríguez

Periódico Palacio

Busca PEMEX récord Guinness con perforación subterránea en el litoral de Tabasco

Periódico Palacio

Biogás y fertilizantes con heces de cerdos; reducen efecto invernadero y contribuyen a la agricultura

Periódico Palacio

Saneamiento De La Presa Madín, Limpieza De Cuerpos De Agua Y Prevención De Inundaciones, Logros Del Organismo SAPASA

Periódico Palacio