Periodico Palacio
Inicio » Recientes » Osito Solitario
Historias Urbanas

Osito Solitario

https://www.periodicopalacio.com/historias-urbanas/osito-solitario/

Bambolita ha armado el escenario en su casita de muñecas…

Los personajes están acomodados perfectamente, tanto que sin saber a qué estaba jugando, a simple vista se entiende la trama de su historia infantil.

Mira con sus expresivos y grandes ojos sus muñecas y muñecos y un brillo de ilusión ilumina su rostro inocente. La familia perfecta… el tema predilecto de la pequeñita.

Mueve graciosamente al personaje que hace el papel de la madre de familia y con una voz que intenta ser la de una señora, llama a todos a la mesa para comenzar a disfrutar de la comidita que ya está dispuesta en la diminuta mesa. Platos, cubiertos, vasos, sobre un mantel en miniatura y los muñecos sentados alrededor de la mesita listos a degustar los deliciosos alimentos.

Susana, la mamá de Bambolita se detiene a mirarla divertida… le encanta ver como se abstrae y se inventa historias encantadoras en las que todos son felices y la vida les sonríe… tal vez la inocencia de su edad… tal vez el amor de su querida familia… quizá la ignorancia natural de un niño acerca de la crueldad y crudeza del mundo real… hoy la pequeñita es feliz.

Un osito llamado pepino ocupa el centro de tan animada mesa y mira con sus ojos de botón de plástico negros, a sus anfitriones que amablemente lo han invitado al festín y lo agasajan con ricas viandas y hasta su tarro de miel… La niña ríe a carcajadas por las ocurrencias del personaje y Susana enternecida esboza una sonrisa de felicidad.

…Viernes en la tarde en un paraje solitario, Mario sale de atrás de unos arbusto altos y secos…  se va fajando los pantalones… se le ve tranquilo y cualquiera que lo hubiera observado creería que acababa de ir a satisfacer sus necesidades fisiológicas.

Camina unos metros y se detiene, mira hacia el sitio del que acaba de salir y sonríe moviendo la cabeza… como recordando algo divertido y luego continúa su camino. Su vehículo está orillado en ese camino de terracería, es un sedán 2006, ya en no muy buenas condiciones, llega hasta él y saca sus llaves de la bolsa de su pantalón de mezclilla deslavado, introduce una en la portezuela del auto y lo abre, luego se sienta en el lugar del piloto, mete esa misma llave a la marcha y lo enciende… echa una última mirada al lugar en el que estuvo y acto seguido arranca dejando tras de sí una nube de polvo. No se le vuelve a ver.

Susana en compañía de Pedro, llora desgarradoramente… ¡Bambolita ha desaparecido!

Su llanto es casi un alarido de dolor, Pedro intenta en vano calmarla y él mismo llora sin darse cuenta…  ¡Su hermosa pequeñita no está con ellos y cada hora de su ausencia les hiere el alma y destroza  irremediablemente!  El Ministerio Publico les toma la declaración con una expresión seca y  serena, podría decirse… desinteresada, como si le estuvieran platicando lo que iban a comprar en el supermercado para surtir la despensa.

…La niña jugaba enfrente de su casa en un avioncito pintado en el suelo con gis blanco y Susana la observaba atentamente, de repente suena su teléfono en la sala de su casa y acude a atender la llamada, no sin antes decirle a Bambolita que no se aleje de la puerta de la casa. Entra apresurada y contesta… es su madre y le pregunta por los adornos de fieltro que está confeccionando, le da razón de ello muy brevemente  y le dice que le llame un poco más tarde porque está acompañando a la niña en la calle mientras esta juega… ¡No tardó más de un minuto y quince segundos en colgarle a su mamá!

Luego de hacerlo regresa a la puerta para salir a acompañar a la niña y… ella no está.

Se ha activado la alerta Amber comienza la búsqueda de  la inocente pequeñita. Pedro el padre de la niña está en la calle pegando en cada postre una hoja de papel tamaño carta con la foto de la niña y la leyenda debajo de su rostro de.

¿La has visto

Camina desesperado sintiendo que mientras él está ahí pegando carteles, su amada hijita está sufriendo en algún sitio…  asustada, llorando inconsolable y muy probablemente en  inminente peligro. .. ¡Se siente inútil e impotente y lágrimas de frustración aparecen en sus ojos!

Una llamada súbita… Susana corriendo a atender… segundos de angustia y… Un alarido desgarrador surcando el aire… La pobre madre se desvanece y Pedro intenta en vano reanimarla… sabe ya que la noticia que le han dado es fatídica.

Susana y Pedro caminan en silencio hacia la morgue en el SEMEFO… sollozan abatidos y arrastran los pies rehusándose a continuar, pero deben reconocer el cuerpecito que les van a mostrar… Pedro le pida a Susana esperar afuera pero ella grita un no lastimero pero firme… ¡Quiere ver con sus propios ojos que realmente es ella la que está en esa plancha!

Al fin llegan y entran a ese lugar helado con luz fría y lo primero que ven son las gavetas  y enfrente  a uno de los médicos forenses… este  abre una de ellas y saca un pequeño cuerpo cubierto con una sábana blanca… manchada de sangre… Susana siente que se le doblan las piernas, abraza a Pedro y este la sostiene temiendo que se desmaye de un momento a otro. Luego el médico haciendo una pausa les pregunta si están listos y estos asienten con la cabeza. Los mira fijamente y levanta la sábana… ¡La pobre madre emite un gruñido y cae desvanecida…!  Pedro grita como loco sin darse siquiera cuenta… ¡La pequeña Bambolita ha sido reconocida!

El parte médico dice…

Fémina de seis años de edad que presenta fractura de cadera, fractura en tres secciones de clavícula derecha, fisura de maxilar inferior, falta de  cuatro dientes frontales, 48 heridas con arma punzo cortante, muestras visibles de presión en el cuello, desgarro vaginal y también en la zona anal con presencia de fluido seminal, una depresión en el cráneo del lado izquierdo provocada con  un objeto  contundente además de extracción del globo ocular del mismo lado, laceraciones múltiples en rostro y cuerpo. Se establece como  causa de la muerte el golpe en el cráneo.

…Pepino ha quedado en el rincón de la habitación decorada con motivos infantiles, solo, con la mirada de sus ojos de botón negro, fijos en la pared rosa con mariposas color violeta… el osito ha perdido para siempre a su mejor amiga… la bella Bambolita que ahora observa, ajena a la maldad inmisericorde del mundo  desde un lugar muy lejano y seguramente mejor que éste, a sus abatidos padres y a su lindo osito peludo…  ahora solitario.

Relacionado

La amante

La Redacción

Hojas al Viento

La Redacción

Unas Papitas

La Redacción