Periodico Palacio
Inicio » Recientes » La Delincuencia No Se Queda En Casa: Aumenta En Forma Preocupante La Comisión De Delitos
Destacada EdoMex Estado de México Gobierno Nacional Portada Principal Seguridad Sociedad

La Delincuencia No Se Queda En Casa: Aumenta En Forma Preocupante La Comisión De Delitos

  • El hampa se ha volcado en contra de los ciudadanos, sin interesar que en estos días se haya alcanzado el pico más grande de contagios y fallecimientos por la enfermedad Covid-19.
  • La contundencia de los actos criminales no parece tener fin, lo mismo en los momentos de terror que viven usuarios del transporte público al ser despojados de sus pertenencias y amenazados con armas, delito que ya es un escándalo y nadie lo frena.

Las medidas adoptadas de seguridad para que la delincuencia se quede en casa, no tienen efecto alguno, por lo que lejos de disminuir la comisión de ilícitos, éstos siguen incrementándose en el contexto de la pandemia, mientras el grueso de la población se mantiene en la incertidumbre económica y de salud por la emergencia sanitaria que vive el país y el desconcierto, por mala información,  que nos han causado nuestras autoridades.

En la Zona Metropolitana, sólo como ejemplo, el hampa se ha volcado en contra de los ciudadanos, sin interesar que en estos días se haya alcanzado el pico más grande de contagios y fallecimientos por la enfermedad Covid-19,  los asesinatos y el ajuste de cuentas se han multiplicado en forma exponencial, los asaltos en el transporte público no se diga.

De esa manera, de lo sangriento al despojo del sustento de cada día. La delincuencia está desatada, y ésta sí usa cubrebocas que es sólo para camuflar sus siniestras intenciones, que nada tienen que ver con hacer valer las acciones de prevención que tienen por objeto, romper la cadena de transmisión del coronavirus que lamentablemente va para arriba, aun en las gráficas engañosas que nos presentan día a día.

La contundencia de los actos criminales no parece tener fin, lo mismo en los momentos de terror que viven usuarios del transporte público al ser despojados de sus pertenencias amenazados con armas, delito que ya es un escándalo y nadie lo frena, así como en las ejecuciones de la delincuencia organizada, que siembra cadáveres por todas partes. Los cuerpos de seguridad sólo están para recoger los despojos humanos que han sido acribillados, se muestran ineptas para anticiparse al hecho delictivo y evitar que se realice los escandaloso crímenes.

La zozobra en materia de seguridad en el Edoméx, se agrava cada vez más, adoptando nuevas modalidades la forma de operar de los delincuentes, quienes han construido una sólida base social, para contar con el respaldo de pobladores que abogan contra su detención cuando ésta ocurre, incluso, injurian a la autoridad, la agreden y le exigen que los deje en libertad, llevando a cabo una serie de movilizaciones. A ese grado ha escalado la red criminal, precisamente por la descomposición social que estamos viviendo, y no es sólo a nivel federal sino también estatal.

Apenas ayer tuvimos el caso de Luis “N”, presunto extorsionador del cártel de La Familia Michoacana, capturado en el municipio de Valle de Bravo, cuya aprehensión provocó una ola de airadas protestas de parte del sindicato “Libertad,” que como organización gremial, se movilizó para rechazar la acción de las autoridades, defendiéndolo a capa y espada.

Lo preocupante para los mexiquenses y para pobladores de diversos estados de la República, es que por omisión o complicidad, las corporaciones policiacas han dejado que la delincuencia opere a sus anchas y que el dinero ilícito, fluya a raudales para que las organizaciones criminales repartan recursos en las comunidades y así se ganen el respaldo incondicional de las personas que se ven beneficiadas con su apoyo económico.

Soldados, marinos y policías, reciben toda clase de insultos, amenazas e incluso, en algunos casos son golpeados, desarmados y humillados por parte de ciudadanos que reciben una tajada –tal vez la más escasa-, del dinero que obtiene el crimen organizado de sus actividades fuera de la ley.

Esa base social, donde salen personas con pancartas a exigir que el ejército se vaya de sus comunidades, que la Marina se regrese por donde vino y que la policía no ingrese a sus territorios, bajo el argumento de que hay un abuso de parte de la autoridad contra ciudadanos indefensos, se ha convertido en una fortaleza de la delincuencia para actuar con completa impunidad y lo que es peor, contando con apoyo popular.

Tal vez lo de Luis “N”, sea sólo la punta del iceberg y que el “sindicato Libertad”, no sea la única organización de la sociedad civil, que sirva de escudo para quienes transgreden la ley. Pero todo esto, permitido por el gobierno en turno.

No hay manera que la autoridad no conozca a los grupos de mafiosos; en donde se asientan y a que se dedican: secuestro, venta de enervantes, cobros de derecho de piso, asalto al transporte, huachicoleo, taladores, etc. etc…

Hoy los tres niveles de gobierno palidecen ante la delincuencia, porque ésta se ha ganado a una parte de la sociedad: es común enterarse que en México y en otros países, el crimen organizado no sólo reparte dinero a los pobres o despensas como actualmente en la contingencia sanitaria, sino que además actúan como auténticos gobernantes paralelos, que lo mismo pagan la pavimentación de una calle, mandan colocar luminarias donde hacen falta, invierten en la habilitación de escuelas en sitios en que no las hay… todo con dinero manchado de sangre, sacando provecho de todo aquello que quienes están al mando de las instituciones dejan para después.

La violencia en el país y en el Estado de México, no descansa ni se queda en casa, todos los días aumenta dramáticamente, el cambio de colores y partidos en los ayuntamientos no ha permitido resolver nada: Ecatepec sostiene su tendencia a ser el más grande panteón clandestino de la entidad.

Tultitlán, Cuautitlán Izcalli, Tlalnepantla, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Chalco, Atizapán de Zaragoza, entre muchos otros municipios mexiquenses, observan todos los días comisión de diversos delitos, mientras el ciudadano de a pie acrecienta su temor, ya que los despidos en las empresas por la emergencia sanitaria, pueden ser la gota que derrame el vaso y que esto detone en todavía en más asaltos, secuestros, extorsiones y asesinatos…

 

Relacionado

Visita de AMLO A EU polariza a Mexicanos

Periódico Palacio

Comerciantes Informales retan a la CDMX

Periódico Palacio

Pide Presidenta del Senado no bajar la guardia para asegurar derechos políticos de las mujeres

Periódico Palacio

Responde EU nota sobre “Rápido y Furioso”: Landau

Periódico Palacio

Piden paisanos apoyo de AMLO en reforma migratoria

Periódico Palacio

López Obrador inicia actividades al dejar ofrenda en monumento a Lincoln y Benito Juárez

Periódico Palacio